Blog del Padre

Espacio dedicado para comentarios del Párroco Luis Flores

Medalla de oro


Cada  cuatro años se efectúan las olimpiadas modernas, también conocidas como juegos olímpicos de verano. En el intervalo, también  inspiradas en las tradiciones de los griegos, se celebran los juegos ODESUR, que este año tienen como sede a nuestro país y, que culminarán la semana venidera.

Catorce países y treinta tres deportes, durante más de diez días han movilizado a centenares de deportistas buscando el triunfo y la preciada medalla de oro. La belleza de los deportes, los frutos del cultivo de las diferentes disciplinas y, el entorno que generan son una manifestación de la grandeza del ser humano. Los juegos y los deportes contribuyen a la convivencia y a la paz.  Sin embargo, este acontecimiento deportivo internacional tiene menos cobertura que el fútbol, al menos, comparativamente.

¿Porqué los juegos ODESUR no tuvieron  la cobertura proporcional a los llamados deportes populares?

Los juegos olímpicos y sus parientes como los ODESUR se inspiran en valores que no son los habituales en la vida cotidiana:  esfuerzo, lealtad, excelencia y, por lo mismo, nos sirven como estímulo para superar las mediocridades.

Cada uno de los juegos olímpicos necesita mucha dedicación y profesionalismo. Algunos de los que triunfaron confesaban llevar años entrenando y compitiendo antes de lograr la medalla alcanzada.  Una satisfacción para ellos y para sus equipos.  Como fruto adicional son los recintos deportivos de calidad que quedan como herencia y los elogios sobre los lugares de estadía.

La ausencia de esos mismo valores han constituido los puntos lamentables de estos juegos. Una vergüenza la mediocridad que, a ratos, rodeó las hermosas disputas deportivas  y que dejó a una parte del público sin poder ver dichas competencias, una prometedora ciclista fracturada  y una  polémica en gimnasia que no se logra entender.

La práctica deportiva es un aporte a  la vida de los deportistas y también a la convivencia social.  Exige dedicación, disciplina, esfuerzo, provoca alegría en el triunfo y humildad en la derrota. Se compite con adversarios con los cuales se traba amistad y no son enemigos. Vale la pena promover y fomentar el cultivo del cuerpo y del espíritu que de muy buena manera se logra con los deportes.

 

 

Comments

comments