ECOS DE UN GRAN ENCUENTRO


Aun suenan los ecos de un gran encuentro que la gracia de Dios nos permitió vivir en el corazón de muestra ciudad en plena plaza, el pasado 04 de octubre, me refiero a la Templotón 2014. Fue esta sin duda una gran fiesta de alegría, de un sano compartir y de un verdadero gusto por colaborar, su pudo apreciar una rica comunión en que tanto jóvenes como adultos, hombres y mujeres del campo y de la ciudad, compartimos como un solo cuerpo esta actividad que tenía como norte el reunir algunos recursos para continuar adelante con la construcción de nuestro soñado templo. Nadie se restó para decir presente, también tuvimos la gracia de contar con un día amigable en cuanto al clima, ya que solo se puso helado bien en la noche, pero ahí también se vio reinar la alegría y el gusto de colaborar por parte de los artistas, conjuntos y solistas que nos deleitaron con su música. No fue ajeno para nadie este evento, lo que nos deja un sabor agradable y la esperanza bien fundada de que es posible sacar adelante desafíos como estos. Damos las gracias a todos lo que colaboraron para que esto fuera posible, comenzando por las autoridades encabezadas por el Sr. Alcalde, que  en todo momento nos apoyó y estuvo presente, particularmente en el acto litúrgico alrededor del mediodía en la construcción misma, cuando vivimos aquel instante de tanta emoción que fue relatada en directo por radio Contigo y radio Parroquial, se trató de darle un lugar digo a las imágenes tanto del templo demolido como de particulares y que resultaron destruidas por el terremoto del 2010, estas fueron depositadas justo debajo del lugar donde va a quedar el futuro altar. Todo aquello resultó emocionante.

Todos coincidimos en algo que es verdad. La construcción de este templo, tan necesario como emblemático para nuestra ciudad, va más allá del mundo católico, es un compromiso de todos como ciudad el recuperarlo, con esto me tomo de las palabras con la que se Sr. Alcalde hizo referencia aquel mediodía a la imperiosa necesidad de verlo prontamente construido y que luzca orgulloso frente a nuestra plaza. Es un templo para Dios y que a todos nos ha de servir. Pero con no poco desazón debemos decir que nunca faltan posturas egoístas que piensan más en sacar dividendos personal, como políticos antes que actuar en función del bien mayor y en eso desgraciadamente se hace una vez más realidad lo que nos dice el refrán popular “NO HAY PEOR ASTILLA QUE LA DEL PROPIO PALO”, me refiero con ello a lo acontecido estos días pasados al presantarce la posibilidad de ayuda por parte del Municipio para continuar adelante con esta construcción, petición de ayuda que expresamente presentó nuestro párroco y que en la bochornosa sesión del concejo municipal del pasado lunes 06, fue rechazada. Esto lejos de bajarnos la guardia nos invita a continuar con mas fuerzas trabajando para llegar a la meta, claro ese aporte harto nos habría servido, pero a la luz de lo vivido el sábado de la Templotón, no tenemos duda de que la gracia de Dios y el temple de los hombres y mujeres, jóvenes y adultos que forman las comunidades tanto del campo como de la ciudad, se hará posible lograr cumplir con el sueño de ver levantado este templo para mayor gloria de Dios y para dejarlo como un legado para las generaciones venideras.

Diacono Miguel Pincheira San Martín

Equipo de comunicaciones

Parroquia San Carlos Borromeo

Comments

comments