Historia


parroquiaantigua

La historia de nuestra Parroquia San Carlos Borromeo, comienza antes de la fundación de la ciudad de San Carlos. En esa época nuestro país era una colonia de España con el nombre de Gobernación de Chile, la cual se dividía en Corregimientos y estos en curatos o Parroquias.

Las congregaciones religiosas especialmente los jesuitas tuvieron una labor bien específica evangelizar y elevar el nivel cultural de la población nativa. Fue la gran preocupación de los gobernadores, pues, apenas se fundaba una ciudad, se levantaba una Iglesia.

Chillán en ese entonces, era un Corregimiento y uno de sus Curatos fue Perquilauquén, el cual se extendía entre el río Longaví y el río Ñuble.
Los primeros archivos de Bautizos y Matrimonios que se encuentran en nuestra Parroquia, datan del año 1719, cuando se llamaba Parroquia de San Carlos de Perquilauquén. Sin embargo, los primeros antecedentes antecedentes escritos que se han encontrado, son del año 1765, a raíz de la visita de Fray Pedro Espiñeyra del Obispado de Concepción.

Fray Espiñeyra informó al Obispo de Concepción de las malas condiciones en que estaba la Capilla Parroquial, San Antonio de Padua de Perquilauquén y a la vez le hizo ver la necesidad de construir otro templo en un terreno que don Joseph de la Cerda, ofreció al Párroco, don Ventura de la Vega en su estancia de Cape. El donaba doce cuadras de sitio donde perfectamente se podía construir la Parroquia y la casa del Párroco, además le manifiesta que es un lugar más ventajoso, pues podrían concurrir con mayor facilidad los feligreses de todos los sectores.

Fray Espiñeyra le solicitó materiales de construcción e hizo resaltar que todos los feligreses estaban dispuestos a colaborar. También le manifestó la necesidad de ministros eclesiásticos que administraran los sacramentos y dieron instrucción cristiana.

Los Párrocos que tuvo la Parroquia de San Carlos de Perquilauquén son:

1719 – 1726 Padre Gregorio de Aranziaga.
1726 – 1728 Padre Sebastián Villegas
1728 – 1752 Padre Joseph Belmar
1753 – 1758 Padre Ventura Cisternas
1758 Padre Fermín Saavedra
1758 – 1769 Padre Far Fan Roa
1769 – 1771 Padre Ventura de la Vega
1771 – 1779 Padre Juan Bernardo Ruiz
1799 Padre Juan Navarrete

La nueva Parroquia no fue construida en la estancia de Cape sino en Verquicó, donde la Iglesia pudo continuar con su labor evangelizadora entre la población indígena y las importantes familias españolas que se radicaron en el sector. Después de 1780 y hasta 1815, pudo cumplir con su gran labor de evangelizar, registrar los nacimientos y organizar la familia con el sacramento del Matrimonio, a pesar que fueron muchos los hijos que nacieron lejos del padre, puesto que los soldados españoles tenían relaciones con muchas mujeres indígenas que después las olvidaban.

Los Párrocos entre 1780 y 1815 fueron:

1780 Padre Raymundo Fuentes
1781 – 1783 Padre Nicolás Trovar
1784 – 1785 Padre Juan Bernardo Ruiz
1796 – 1797 Padre Pedro Joseph Sáez
1798 – 1803 Padre Joseph Mancilla
1804 – 1815 Padre Paulo de la Barra

Nuestra ciudad de San Carlos de Itihue fundada el 3 de Julio de 1800, pudo contar con su Parroquia a partir del año 1816. Se ubicaba en la esquina de la Plaza entre las calles Balmaceda y Maipú. Se caracterizaba por ser un edificio mayor que el actual por sus gruesas paredes de ladrillo y columnas erigidas a modo de pilares. En su fachada principal, tenía una gradería de acceso y dos puertas, la que estaba al medio era de sólida madera y de mayor tamaño y proporción.

Tenía un elevado campanario con ventanas semi ojivales en sus cuatro costados y por ellas se observaban dos grandes campanas.
En el interior, el bloque central terminaba en una bóveda redonda donde estaba el sagrario, el techo era de tejas y el exterior se observaba una gran pared donde a cada cierto trecho se insinuaba una columna. En la parte superior se observaban seis ventanas que tenía el templo en cada costado, estas eran rectangulares con vidrios plomos y con una cruz en el centro. En la fachada la puerta central tenía un hermoso vitral.

La labor de la Iglesia de San Carlos se facilitó en gran medida cuando llegó la Orden de los Trinitarios el 7 de Septiembre de 1903.
No son muchos los datos que se conocen, pero si es importante resaltar que en 1922 se creó la Asociación de Juventud Católica Femenina y el 28 de Octubre de 1928 se creó el Centro Mutualista Católica llamada “La Unión Nacional”.

parroquia-2El templo Parroquial fue destruido por el terremoto de 1939 que afectó gravemente a la región central del país. Se construyó una Capilla provisoria de madera frente al Servicentro Esso
El 19 de noviembre de 1944 se puso la Primera Piedra del actual templo, el cual fue inaugurado el 25 de diciembre de 1948 por el Exmo. Señor Obispo Dr. Don Jorge Larraín Cotapos, donde también se administró ese día el Sacramento de la Confirmación a 1.015 feligreses.
Es muy importante resaltar que el Párroco Estanislao Godoy, el 01 de Marzo de 1948, creó el Colegio Católico ubicado en calle Balmaceda donde funcionaba la Capilla al que se identificó como Escuela Particular Nº5 “Teodosia Retamal Salvo, el que funcionó hasta 1959. Se trasladó de lugar donde pasó a ser Escuela Particular Nº 5 “Francisco Henríquez” el cual desde 1992 pasó a ser Liceo Nuestra Señora de la Merced.

Desde que se fundó el templo de la Santísima Trinidad, nuestra Parroquia tiene la jurisdicción norte de la ciudad lo cual actualmente atiende 14 Comunidades Urbanas y 22 comunidades rurales.
En el Sector urbano tenemos la Capilla de Parralito fundada el 29 de Julio de 1970, Comunidad Santa María Reina de la Población Nuevo Amanecer Norte en 1978, Virgen del Valle fundada el 04 de Noviembre de 1993 y la Capilla Niño Jesús, fundada el 21 de Octubre de 2002 en la Población 11 de Septiembre. El resto de las comunidades urbanas funcionan en casas particulares donde son atendidas mensualmente.
La mayoría de las comunidades rurales tienen capillas y son atendidas una vez al mes. Existe una relación constante de los Sacerdotes con los coordinadores de las comunidades, desarrollándose reuniones y jornadas con el fin de que estas permanezcan activas en su labor evangelizadora.